Skip to content

La Guia de Créditos Personales en México

Prestamo Personales y Creditos en Mexico

Este articulo explica en profundo los diferentes tipos de prestamos y créditos disponibles para todo los Mexicanos y residentes legales. Explicamos quien puede pedir un préstamo y como hacerlo.

¿Cómo elegir el más conveniente?

El crédito es una de las herramientas financieras más importantes para cualquier sociedad. Con el crédito las personas físicas o jurídicas reciben una cantidad de dinero de otras personas físicas o jurídicas.

Con ese monto el receptor del crédito puede adquirir bienes o servicios, que de otro modo no podría comprar y el emisor del crédito recibe la cantidad prestada más el interés que cobra por prestar el principal de la deuda.

Con el crédito las sociedades se desarrollan mucho más rápido pues permite la inversión en bienes, pensemos en una nueva máquina para una empresa o en servicios como ir al hospital y adquirir medicinas si una persona está enferma y poderse recuperar de una manera más rápida.

¿Quienes pueden adquirir un crédito en México?

En México existen muchos tipos de crédito y están regidos por la Ley de Instituciones de Crédito que data de 1990, además de la nueva Ley Fintech del 2018, que regula las nuevas empresas financieras tecnológicas, que han llegado en los últimos años a alterar el status quo del sector bancario a través de la disrupción en materia de obtención de crédito.

Las personas físicas en México tiene el derecho a contratar varios tipos de préstamos personales diferentes, entre ellos están los créditos personales y microcréditos, crédito de nómina, crédito automotriz, tarjetas de crédito y el crédito hipotecario, que normalmente se utiliza para la compra de vivienda .

Mientras que las personas jurídicas o empresas pueden solicitar créditos pyme, microcréditos, de habilitación y avío, refaccionarios, quirografarios, prendarios, e interbancarios y refaccionarios, entre otros.

Nosotros nos vamos a centrar en los créditos personales y los diferentes tipos que existen. Estos préstamos que son otorgados a personas físicas varían mucho en sus formas de contratación, condiciones, tasas fijas o variables, etc.

Por lo que es muy importante conocerlos todos para elegir el más conveniente en cada momento, pues no tenemos que olvidar que al igual que un carro nos ayuda a desplazarnos más rápido y eficientemente, el crédito bien elegido refuerza nuestra capacidad adquisitiva.

¿Quienes pueden otorgar un crédito en México?

En México como en casi todo los países occidentales cualquier persona o entidad puede hacer un préstamo de dinero con o sin intereses. Pero para desarrollar un producto financiero y hacerlo público es necesario que una sociedad reciba la aprobación de la CONDUSEF.

Existen diferentes categorías de entidades financieras entre las que están: Bancos, Sofomes, Socaps, Sofipos y Uniones de Crédito entre otras.

Crédito Personal y Microcrédito

El crédito personal es aquel, en el que una institución financiera otorga a una persona física una suma de dinero gravada con intereses para la adquisición bienes y servicios. En el crédito personal normalmente se distingue el Crédito ABCD, que sirve para la compra de bienes de consumo duradero como pueden ser electrodomésticos, colchones, laptops etc. y que son bienes muebles, el crédito prendario y el microcrédito.

También está dentro de este tipo el crédito prendario, por el que el solicitante del préstamo entregará una prenda que respalda el valor del préstamo. Esto sucede cuando acudimos al Monte de Piedad o a cualquier casa de empeño, dejamos una joya, computadora o herramienta en prenda para respaldar el monto del crédito. Si el monto del crédito y sus intereses no se devuelven en la fecha acordada se pierde el bien pignorado.

Este es uno de los créditos personales, que más se utilizan en México dada la facilidad de monetizar un bien, que no utilizamos y no nos hace tanta falta como el dinero. Por ejemplo empeñar un estéreo para obtener dinero para medicinas, claramente si estamos enfermos el dinero para medicamentos es mucho más necesario que el estereo.

Por su parte el Microcrédito es otro tipo de crédito, que se utiliza mucho en caso de agobio financiero, dado que no son grandes cantidades de dinero (desde $ 1000 pesos hasta unas decenas de miles de pesos), los prestamistas no suelen requerir un aval y el crédito se otorga de una manera muy rápida.

Normalmente los microcréditos son usados en ocasiones, en las que hay una necesidad acuciante como puede ser una enfermedad, el pago de una renta atrasada o aguantar un caída en las ventas de los micronegocios.

Sin embargo, cada vez más pequeños emprendedores piden un microcrédito para abrir su negocio, esto ha llevado en los últimos tiempos a que muchas empresas financieras aprovechando la nueva Ley Fintech, ofrezcan microcréditos rápidos y con condiciones ventajosas para el nuevo microempresario.

¿Cómo se adquiere un crédito personal o un microcrédito?

Para adquirir un crédito personal o un micro crédito se puede hacer con diferentes entidades financieras como son los bancos especializados en microfinanzas, Sofomes, Uniones de Crédito, Cooperativas y con la nueva ley Fintech muchas empresas financieras a través de internet también ofrecen este servicio.

Normalmente se puede elegir entre un microcrédito personal y un microcrédito grupal, en el primero el deudor se compromete al pago del crédito y los intereses (normalmente en mensualidades), mientras que en el grupal los deudores no sólo se comprometen con su parte de la deuda sino con la del resto en caso de que este no pague.

Para adquirir un crédito personal por otra parte también se puede recurrir a un banco, sofomes y uniones de crédito, normalmente basta con una identificación, un comprobante de domicilio, la comprobar el historial crediticio y también se suele pedir una garantía prendaria un aval o ambas cosas.

Una de las diferencias entre el microcrédito y el crédito personal es la cantidad que se presta y otra muy importante es la petición de un avalista o de una prenda en garantía.

¿Qué es el Crédito de Nómina?

Con el crédito de nómina un trabajador puede solicitar un crédito en base a su salario, la diferencia con el crédito personal es bastante simple. Solamente es la forma de pago de este. En el crédito de nómina el banco detrae el monto mensual del pago del crédito de la propia cuenta de nómina del trabajador, sin que este tenga que ir al banco a abonarlo.

Las instituciones de crédito saben que con este tipo de crédito el beneficiario va a pagar a través de su nómina quincenal, por lo que lo otorgan con mayor facilidad que los créditos personales.

¿Cómo puedo conseguir un crédito de nómina?

Para conseguir un crédito de nómina te debes dirigir a un banco, que lo ofrezca. Toda la banca comercial mexicana cuentas con estos productos en la actualidad, ya que son créditos, que están respaldados por tu quincena y de ese monto que recibes por tu trabajo se va a detraer el pago del crédito.
Es importante recordar que si encuentras un crédito de nómina con mejores condiciones en un banco diferente al que tu patrón deposita tu salarios tienes el derecho de portabilidad de nómina, por el que el banco donde recibes tu nómina debe enviar el dinero al banco de tu preferencia.
Una ventaja del crédito de nómina contra el crédito personal o las tarjetas de crédito, es que este suele tener normalmente unos intereses más bajos, ya que el banco se asegura el cobro a través de la nómina del trabajador.

¿Qué es el Crédito Fonacot?

El crédito Fonacot es un préstamo que se puede hacer a los trabajadores a través del Instituto Fonacot, un instituto federal que depende de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social.

Fonacot significa Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores y su objetivo es apoyar a los trabajadores mexicanos con créditos para que puedan adquirir bienes y servicios que eleven su calidad de vida.

Para que el trabajador pueda disponer de un crédito Fonacot, la empresa donde labora debe haber pedido su participación en esta institución.

¿Es lo mismo el crédito de nómina que el crédito Fonacot?

Son figuras muy parecidas ya que ambos son créditos personales y están dirigidos a otorgar préstamos para el consumo, la diferencia fundamental son las instituciones que los otorgan.

Mientras que el crédito de nómina lo otorga un banco el crédito Fonacot lo otorga una institución perteneciente al estado. Normalmente el crédito Fonacot es más flexible pues se puede pagar en 6, 12, 28, 24 y 30 meses, ofrece una tasa y plazo fijos y la posibilidad de que se descuente de la cuenta del trabajador un 10%, 15% o 20% según éste lo prefiera.

Otra ventaja del crédito Fonacot es que normalmente su aprobación es muy rápida, casi inmediata en la mayoría de los casos.

¿Como se puede lograr un Crédito Fonacot?

Para pedir un crédito Fonacot el trabajador debe cumplir una serie de requisitos, además de que su empresa esté dada de alta en el Infonacot. El trabajador debe ser mayor de 18 años, tiene que tener por lo menos un año continuo de trabajo en la empresa, su contrato debe de ser indeterminado o de planta, los contratos temporales se descalifican por su propia temporalidad, que no permitiría el pago total del crédito. Por último el trabajador necesita presentar dos referencias personales, que acrediten su personalidad y buena fe. La documentación para un crédito Fonacot es sencilla, se necesita la identificación oficial, los 4 últimos recibos de nómina, un comprobante de domicilio y tu número CLABE de cuenta.

El Crédito Automotriz

El crédito automotriz es otro tipo de crédito recogido en las leyes mexicanas, Este crédito se caracteriza por el bien a comprar: un automóvil o motocicleta. Este bien es el que queda en prenda para respaldar el crédito.

Por ello el beneficiario del crédito debe pagar el capital del crédito y los intereses para pagar el automóvil, de lo contrario el carro o moto serán adjudicados al banco en contraprestación de la deuda.

El crédito automotriz no sólo es ofrecido por la banca comercial sino que las principales marcas de automoción los ofrecen a través de sus propias sociedades financieras con mensualidades que van desde los 24 meses a los 60.

¿Es fácil obtener un crédito automotriz?

Lograr un crédito automotriz con un banco normalmente comporta que el banco averigüe tu situación crediticia en el Buró de Crédito y las reglas del contrato suelen ser muy estrictas, por lo que tienes que estudiar que el tipo de automóvil vas a comprar se ajuste a tus necesidades. La ventaja del crédito de automotriz de los bancos es que sus tasas suelen ser menores y es un proceso rápido en caso de que seas cliente de esa entidad.

Por otra parte puedes obtener un crédito automotriz con la agencia a la que vas comprar el carro en cuestión, ya que las automotrices cuentan con entidades financieras exclusivamente dedicadas a esto. Con ellas es más fácil obtener el crédito pero normalmente te obligan a contratar varios seguros suplementarios, sus tasas de interés son más altas y también las comisiones de cancelación.

Tarjetas de Crédito

Las tarjetas de crédito son otra forma de crédito, a través de ellas los bancos permiten a los clientes acceder a líneas de crédito revolventes. Es decir a través de los plásticos el cliente puede adquirir bienes o servicios con este crédito.

A diferencia de otros tipos de crédito el cliente con su tarjeta de crédito no paga hasta que dispone del crédito pagando con la tarjeta y firmando el correspondiente voucher. De esta forma el banco detrae el dinero del crédito y paga el monto de la adquisición al proveedor.

Las tarjetas de crédito también permiten obtener dinero en efectivo a través de los cajeros automáticos de los bancos, quienes cobrarán una comisión por disposición de efectivo.

Otra particularidad de la tarjeta de crédito es como se paga el propio crédito, una vez que el cliente haya recibido su estado de cuenta después de la fecha mensual de corte podrá tomar 3 acciones diferentes sobre ese monto.

Por un lado puede pagar el mínimo que le exige el banco, por otro lado puede pagar una cantidad mayor o puede pagar el monto completo y no generar intereses. Si el tarjetahabiente decide pagar el mínimo, entonces la entidad bancaria le cobrar intereses sobre el monto utilizado, si paga más pero no el total del crédito también generará intereses pero menores, pues se liquidó una cantidad del préstamo.

Por otra parte se puede pagar todo lo que se debe en la tarjeta de crédito (excepto lo comprado a meses sin intereses) antes de la fecha de pago y así no se generan intereses. Otra ventaja de pagar todo lo que se debe o una parte importante es que la tarjeta de crédito es un crédito revolvente, por lo que vuelves a tener ese dinero disponible para poder volver a usar el crédito.

Existen en el mercado un tipo de tarjetas conocidas como tarjeta de crédito básica, que permiten al beneficiario la compra de bienes y servicios pero no la disposición de efectivo en el cajero.

Cualquier banco que ofrece tarjetas de crédito está obligado por la Reglas del Banco de México a ofrecer una tarjeta de crédito básica.

Hay que tener en cuenta que las tarjetas de crédito son créditos con tipo de interés variable, por lo que nuestra deuda puede aumentar o disminuir según suba o baje el Banco de México su tasa de referencia.

Crédito Hipotecario

El crédito hipotecario es otra forma de crédito con el que se adquieren bienes inmuebles. Para ello hay que dejar el bien inmueble (casa, local, departamento, lote) en garantía, normalmente los créditos hipotecarios van desde los 10 años hasta los 30.

Los créditos hipotecarios se pueden contratar a tasas fijas o variables, aunque en su gran mayoría están a tasas fijas, dado que su tiempo de vigencia es muy largo y en ese interim pueden suceder muchas cosas, entre ellas que los tipos de interés se disparen.

Los créditos hipotecarios se pagan mensualmente y en la cantidad pagada (que será fija en los de tasa fija o puede aumentar o disminuir en los de tasa variable) los clientes pagan una parte hacia los intereses y otra parte al capital.

En los créditos hipotecarios el acreedor tiene el derecho de quedarse con el bien si el deudor deja de pagar el crédito en cuestión.

¿Qué son los Burós de Crédito?

Cuando nos disponemos a contratar un crédito en muchas ocasiones el ejecutivo nos informa de que primero es necesario analizar nuestra información en el buró de crédito.

Este tipo de negocios se dedican a recabar información financiera sobre las personas físicas y morales en relación a los créditos que se les han otorgado y si han sido capaces de pagarlos o no para establecer los niveles de crédito de cada persona o entidad.

Para ello reciben información de los bancos sobre la cantidad de créditos, con los que cuenta cada persona, lo bien o mal que han pagado esos préstamos y calculan a través de sofisticados algoritmos lo buen pagador o mal pagador que es esa persona o empresa.

Si el reporte de crédito es positivo la institución financiera otorgará el crédito con más facilidad que si es negativo. Si el reporte de crédito es muy negativo (por ejemplo en el caso de que se haya dejado un crédito sin pagar) la financiera puede negar el crédito, pues supone que el cliente no va a poder o querer pagar el crédito.

Las entidades financieras usan el buró de crédito como una fuente objetiva de información, que les sirve para calcular por un lado si el deudor podrá pagar la deuda y de esa manera evitar impagos y por otro determinar la cantidad que se puede prestar a cada deudor en concreto.

¿Puede un banco pedir información sobre mi sin mi autorización?

No, los bancos o cualquier otra entidad financiera están obligados por ley a obtener la autorización del cliente, antes de pedir información al buró de crédito sobre ti. La autorización puede ser oral, escrita, con la huella digital, a través de un cajero automático, por teléfono o incluso a través de Internet.

¿Puedo pedir a un Buró de Crédito mi historial crediticio?

Sí cualquier persona puede pedir al Buró de Crédito su historial crediticio. Este documento es conocido normalmente como Reporte de Crédito Especial y es personal, es decir no se puede pedir el Reporte de Crédito Especial de un tercero, a no ser que este nos haya autorizado previamente a hacerlo.

¿Puedo contratar un préstamo sin Buró de Crédito?

Sí cualquier persona mayor de edad y con capacidad legal puede pedir un prestamo sin buró.Si por alguna razón quieres contratar un crédito sin que se consulte tu expediente en el Buró de Crédito hay muchas entidades financieras, que te ofrecen la posibilidad de obtener un préstamo sin esa condición.

Los préstamos sin Buró de Crédito junto con los microcréditos son de los dos tipos más usados cuando se tiene una emergencia, en la que se necesita una ayuda financiera extra.

Por ejemplo cuando el propietario de un abarrote tiene ventas malas durante un tiempo, es normal que recurre a este tipo de créditos para solventar gastos y seguir generando dinero con el negocio.

Si una persona se enferma y no tiene liquidez inmediata un microcrédito o un crédito sin Buró pueden ser una buena solución para recuperara la salud, ya que son muy rápidos sobre todo el crédito sin Buró.

¿Cómo puedo conseguir un crédito sin Buró?

Para obtener un crédito sin Buró hay que tener un cuenta en un banco comercial, una credencial vigente y un comprobante de domicilio. Normalmente las entidades de crédito que otorgan este tipo de préstamos no piden que el cliente compruebe el nivel de su ingreso.

Las cantidades que se otorgan en un crédito sin buró van desde los $ 2,000 pesos hasta los $ 250,000 pesos y sus intereses pueden ser muy altos, ya que el prestamista no suele tener garantía de que vaya a recuperar el crédito y los intereses.

Es importante recordar que el crédito sin Buró debe usarse con fines utilitarios, es decir para salir de un problema financiero como puede ser una enfermedad, pagar la despensa, el alquiler o poner un negocio si te quedaste sin empleo.

Es desaconsejable el utilizar el crédito sin buró para adquisición de productos de ocio, ropa o actividades deportivas pues no vamos a generar utilidades con las que pagar el crédito.

¿Qué son las Tandas para el Bienestar?

En estos días se habla mucho de un nuevo tipo de crédito que viene del Gobierno Federal, este concepto llamado las Tandas para el Bienestar son una especie de microcrédito en el que el Gobierno Federal va a dar a los empresarios la cantidad de $ 6,000 pesos sin interés y sin aval a microempresarios y pobladores de zonas mineras.

¿Cómo van a funcionar las Tandas del Bienestar?

Las Tandas del Bienestar se otorgarán por un censo hecho por el Gobierno Federal y a través de la Secretaría de Economía, en ellas cada microempresario recibirá $ 6,000 pesos en una tarjeta para invertirlos discrecionalmente en sus negocios.

Para recibir este crédito no se necesitará ningún tipo de aval ni tampoco se cobrará interés. El deudor tendrá tres meses de gracia en los que no tendrá que pagar el crédito y después devolverá el crédito durante 12 meses a razón de $ 500 pesos por mes.

Una vez que haya finalizado la devolución total del crédito, es decir, 15 meses después de haberlo recibido, el microempresario podrá volver a pedir otro crédito por lo menos de igual monto.

A pesar de que el nombre del producto financiero es Tandas del Bienestar, el crédito no es grupal. Más bien su efecto multiplicador se basa en que los microempresarios paguen a tiempo sus montos mensuales, para que estos sean a su vez prestados a otros microempresarios.

El presupuesto destinado para este tipo de créditos será de $ 6,000 millones de pesos en una primera instancia, aunque si el programa es exitoso podría aumentar.

Estos son los créditos que una persona física puede contratar en México. Como se puede ver hay una gran disparidad de figuras y tipos, todo esto está pensado y legislado para que el cliente de cualquier entidad financiera encuentre el producto crediticio que mejor satisface sus necesidades, ya que no es lo mismo un préstamos para abrir un negocio que un crédito para la compra de un carro o para contratar un viaje a un país que hemos deseado visitar hace tiempo.